miércoles, 21 de marzo de 2018

Como me siento en este instante




La hada estaba caminando inquieta por el bosque, de repente se dio cuenta que había entrado en un lugar donde el silencio era latente, provocándole que los hombros le resultasen pesados, donde todos los elementos que estaban en ese trágico lugar tenían un color, que no tan solo no era agradable, sino que era un lugar incómodo. Sentía malestar dentro de si. Buscaba una solución que parecía que no iba a llegar nunca.No sabía muy bien a donde mirar para encontrar la salida, por más que miraba ella contemplaba una luz visible a la lejanía, como un punto diminuto de luz. Ella gritaba, pero el eco retumbaba sin recibir respuesta alguna, era como un grito mudo, el cual no podía ser expresado. Donde la oscuridad cada vez más se le apoderaba, los colores de sus alas perdian nitidez y ya no brillaban como antes. Sus alas estaban rotas y mustias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario